Clases virtuales, un mundo nuevo para muchos.

Clases virtuales

La educación en línea, un mundo nuevo para muchos.

Después de tantos años con el mismo concepto de cómo se deben adquirir conocimientos, muchas personas siguen llenas de dudas a la hora de aceptar que el mundo cambió y que para sobrevivir debemos adaptarnos. Las escuelas y universidades han cerrado sus puertas y se han trasladado (los que cuentan con suerte) al mundo virtual.

En los últimos años los cambios en el sistema educativo no han sido tan rápidos como deberían ser. Estoy segura que si cierras los ojos y te imaginas que estás recibiendo alguna clase, inmediatamente te trasladas a un salón de 4 paredes con los estudiantes sentados y un profesor de pie.

Aunque sabemos que las clases siempre deben ser impartidas por algún conocedor del tema, debemos tener presente que para que el aprendizaje ocurra, el mismo ha de ser significativo y jamás debe ser unilateral.  Como estudiante y educadora, les confirmo que el cambio no ha sido fácil para muchos, la idea de aprender a través de una pantalla no es del agrado de todos.

Actualmente existen 8 etapas por las cuales atraviesa el alumno en la modalidad virtual.

  1. Se experimenta una crisis o un shock.

Suele suceder debido al conflicto de paradigmas. El estar acostumbrado a un modelo determinado por mucho tiempo hace que  se sienta un cambio           brusco e inmediato en la estabilidad de la persona.

  1. Negatividad
  2. Miedo, angustia, culpabilidad, enojo y resentimiento.
  3. Contemplas la posibilidad de renunciar.
  4. Sientes profundo desanimo y ganas de rendirte.
  5.  Aquí es cuando todo cambia. Empiezas a buscar oportunidades en la nueva realidad y no te das por vencido.
  6. Vas logrando pequeños éxitos debido al cambio de actitud.
  7. Lo logras.

Para mí, en lo personal, las plataformas educativas han sido mi polo a tierra. He aprovechado para aprender todo lo que me llame la atención, temas que jamás pensé investigar y pasiones que había dejado guardadas en una gaveta. Al final está más que claro que “La educación no es una preparación para la vida. La educación es la vida misma” – John Dewey

El coronavirus nos ha obligado a pasar mas tiempo en casa, regalándonos tiempo, de ese que tanto nos hacía falta para todo, y aunque a veces no tengamos ganas de hacer nada porque la ansiedad y los miedos del no saber que va a suceder después de esto nos invaden, debemos saber aprovecharlo.

Si eres nuevo en el mundo de la tecnología, te recomiendo que recibas tus clases o cursos, con un cuaderno a mano. Utiliza los mecanismos que sabes que te funcionan para aprender, pero no dejes pasar esta oportunidad.

Muchos le llaman la nueva normalidad, no sé que tan cierto sea, pero si de algo estoy segura, es que después de esto nada será igual. Habrá una gran brecha entre los que aprendieron, practicaron y se capacitaron durante esta pandemia y los que no. ¡Procura no quedarte en el 2019!­­

 

Un abrazo,

Maria Gabriela Rodríguez

Educadora y eterna aprendiz.